imagen ilustrativa trabajo en equipo

El Trabajo en Equipo

Hoy quiero hablar sobre el trabajo en equipo cuando, en realidad, en mi caso, trabajo sola.

Como social media manager, me encargo de gestionar las redes sociales de mis clientes, entre mis otras expertices. Ahora bien, que yo trabaje sola, no significa que lo esté.

¿Y cómo es esta contradicción?

Hoy leyendo un artículo de las chicas de DeMentes Marketing que me conmovió mucho, por cierto, y me inspiró para crear este post, di cuenta de que no estoy sola, aunque lo aparente.

En principio quiero contarles un evento muy particular. Yo conocí a Ale Laborda Anzueta a través de una experiencia poco feliz que tuvimos con la devolución de unas entradas que habíamos comprado para un evento, que por cuestiones del COVID-19 , se suspendió y no lográbamos que la empresa nos haga la correspondiente devolución. De hecho, hasta el día de este post, aún no se ha realizado.

Todos los usuarios comenzamos a hacer el debido reclamo y fue en el facebook de esa empresa, donde Ale y yo nos cruzamos información, y quedamos conectadas, no solo por las novedades con respecto al hecho en sí, sino porque causalmente, nos dedicábamos prácticamente a lo mismo. Yo siempre digo que las cosas no son casualidad, sino causalidades.

Así como ese día intercambiamos información para poder resolver ese asunto en particular, desde que las sigo en las redes y las leo, a ella y su partener July Gardella, son una inspiración constante.

Y aquí está el trabajo en equipo.

Ellas comentan en el artículo, que los seres humanos somos redes sociales, de hecho, nos construimos colectivamente, y es interesante el punto de vista que nos dan sobre lo que fueron históricamente las prácticas organizacionales en la producción vertical, y cómo se han transformado, con estas nuevas generaciones, a la horizontal. Ahora estamos hablando de una cultura rizomática, como diría Peirone, el coordinador de mi carrera en la UNPAZ.

Esto es un punto sumamente importante a la hora de hablar de “jefes vs líderes”, donde estas generaciones ya no reconocen al jefe como mandatario, sino que se transforma en el líder que les da alas a sus colaboradores, para crear en lo que mejor sepan hacer, sabiendo que la nutrición está a la orden del día cuando compartimos las ideas y a partir de allí podemos crear nuevas realidades y contenidos. Entre todos.

También nos cuentan en el artículo, sobre el home office y las herramientas que podemos utilizar para trabajar en equipo, desde distintos puntos físicos, que suman mucho para aquellos que aún no están muy cancheros con estas tecnologías.

Las posibilidades dentro de la crisis

Y esto nos abre nuevas posibilidades para los que recién comienzan a emprender proyectos nuevos. Hay una tendencia enorme hacia el emprendedorismo, personas que, aun teniendo un trabajo estable, en oficina, además se han iniciado en este maravilloso mundo de emprender ese proyecto propio que hacía mucho querían llevar a cabo y no sabían cómo comenzar, ni con qué herramientas.

El COVID-19 ha abierto una enorme posibilidad de pensar en esto y ya hay muchos que lo están experimentando.

Desde mi punto de vista, hay una cantidad enorme de posibilidades dentro de esta pandemia que estamos viviendo, y además de comenzar con proyectos nuevos, nos da la posibilidad de mirarnos hacia adentro, pensar qué queremos hacer, qué nos gusta, cómo es nuestra vida, cómo la estamos construyendo, nos da la posibilidad de preguntarnos si somos felices con lo que hacemos, si nos nutre, si nos da la posibilidad de poder aportar al mundo en el que vivimos. Cómo estas, hay miles de preguntas que nos podemos hacer, y desde ahí, tomar consciencia y accionar para poder modificar una realidad que tan vez nos muestre un número negativo.

Tener la vida que queremos tener, está en nuestras manos, de nadie más. No tiene que ver ni con el gobierno de turno, ni con ninguna cuestión externa a nosotros mismos y ahí es donde están nuestros límites y el descubrimiento de un millón de potencialidades que podemos explotar.

Y para eso necesitamos trabajar en equipo. Como sociedad. Como rizoma. Como humanos. Como este hermoso colectivo que nos constituye.

Para cerrar me gustaría volver a invitarlos a leer el post de las chicas de DeMentes y además, agregar que si tenes ganas de emprender y no sabes por dónde comenzar, nosotros te podemos ayudar. Te comunicas con las chicas, o conmigo, o con quien quieras que te asesore, 

la idea es que lo intentes, que comiences, que te animes a hacer eso que siempre quisiste y te apasiona.

Y recuerda siempre: No estamos solos!

ASÍ QUE ADELANTE!!!

¿Te gustó? Valorá nuestro trabajo -->
5/5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola!
¿En qué puedo ayudarte?